El narrador ideal para tu historia (2ª persona)

En el artículo anterior de El narrador ideal para tu historia te hablé de la primera persona, de las ventajas e inconvenientes de este narrador e incluso en qué tipo de historias encaja. En esta ocasión haré lo mismo pero hablando de la 2ª persona. ¿Empezamos?

Una breve introducción los distintos tipos de narrador:

  1. Primera persona: Consiste en narrar los hechos y acciones desde el punto de vista de uno o varios personajes.
  2. Segunda persona: Consiste en explicar al lector lo que le está sucediendo. Es decir, una conversación tu a tu en la cual el escritor inventa una historia alrededor del que la lee.
  3. Tercera persona: Este narrador cuenta la historia de otras personas y no aparece en el relato. En la tercera persona, además, tenemos dos categorías más de narradores:
    • Observador: Este narrador solo cuenta los hechos que puede observar, sin conocer los pensamientos o las emociones de los personajes.
    • Omnisciente: Este narrador conoce los pensamientos y emociones de los personajes, aunque cuente la historia en tercera persona.

Ventajas de la 2ª persona

Antes que nada, déjame decirte que este es un tipo de narrador que no te recomiendo demasiado a no ser que ya controles de narrativa, por el simple hecho de que resulta un tanto más complejo y limitado que el resto. Sin embargo, no está de más añadir que, si ya la primera persona ayuda a que el lector sienta en más profundidad las emociones de los personajes, con la segunda persona puedes aprovechar para convertirlo en el protagonista de la historia. De hecho, los artículos de esta sección están escritos de esta manera: hablando directamente contigo, lector, y haciéndote participar en el texto. Donde se complica la cosa es a la hora de escribir una novela, pero aun así, no es imposible.

Ideal para…

Si quieres hacer al lector el protagonista del relato, debes pensar mucho en qué tipo de persona va a leer tu escrito. Por eso mismo, yo suelo recomendar este tipo de narración para historias más psicológicas o relatos de terror; y utilizar el recurso de la ambigüedad. Es decir, no revelar si te refieres a un hombre o a una mujer. Esto puede llegar a resultar complicado y si no se tiene práctica en este estilo puede restarle calidad a la narración. Pues recomiendo ambigüedad, pero a la vez naturalidad.

Aunque recalco que no es necesario, ya que puedes tener muy claro que te diriges a mujeres, o a hombres; y en el caso contrario, no estás obligado a que todo lector pueda introducirse en la historia de la misma manera. De igual forma que narrar con ambigüedad tampoco te lo garantiza, pero es un recurso muy útil en (de nuevo) relatos de terror. Personalmente no lo recomiendo para una novela demasiado larga, ya que para la cercanía dispones de la primera persona.

Anuncios

3 comentarios en “El narrador ideal para tu historia (2ª persona)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s