[RESEÑA] Cuando me veas, de Laura Gallego

He decidido utilizar esta nueva novela de Laura Gallego para realizar una reseña distinta a las que suelo hacer. En vez de comentar lo que el libro me ha parecido o hablar de sus puntos fuertes o puntos flojos, me decanto por hablar de los valores que me ha enseñado. Por el simple hecho de que hacer una mera reseña de la obra no termina de convencerme (no sé por qué) y son muchas las reflexiones que me ha dejado. Pero bueno, antes de seguir os comento que el libro me ha sorprendido y ha superado mis expectativas: no consiste en una novela de fantasía urbana como nos habían hecho creer, sino en una obra más realista que toca temas como el bullying, el racismo, las bandas callejeras e incluso familias desestructuradas

Somos pequeños, llenos de grandeza

Este es el principal elemento que me ha enseñado este libro: por muy pequeños que nos sintamos, por muy insignificantes que puedan parecer nuestras acciones, cada acto puede ser un pequeño/gran paso para cambiar el mundo, hacia un mejor rumbo. Cada persona es mucho más de lo que aparenta y, por descontado, mucho más de lo que se piensa de ella. El ser humano tiende a desconfiar de lo desconocido, de la cara oculta de la gente. Pero, a pesar de que en incontables casos cuando alguien tiene algo que ocultar, ese “algo” puede llegar a ser un aspecto negativo, debemos tener en cuenta que hay personas que no dejan ver su lado oculto como un mecanismo de defensa. No debemos juzgar lo desconocido hasta que lo conocemos.

No debemos idealizar a las personas

Esto va especialmente relacionado con lo anterior: tenemos tendencia a idealizar a las personas, para bien o para mal, y creer que nos conocemos los unos a los otros. Esto es algo que, por desgracia, sucede especialmente en relaciones de padres a hijos. A menudo, padres y madres suelen creer tener todas las respuestas, creer que conocen a sus hijos: sus virtudes, sus miedos, sus inquietudes o defectos…, o simplemente se ven reflejados en ellos. Siempre obrando por el bien de sus hijos (o creyendo hacerlo) tienden a hacer todo lo posible porque estos no cometan sus mismos errores, y hay que aprender de una vez por todas que cada persona es un mundo, y no hay dos iguales. Las diferencias son, en mi humilde opinión, una de las mayores virtudes del ser humano. Y creer que tenemos la obligación de enseñar a nuestros menores y que, sin embargo, nosotros no podemos aprender nada de ellos es una mentira como una casa: un niño puede enseñarte tanto o más que tu a él. 

Hay esperanza para la raza humana

El ser humano tiende a ser una raza destructiva y en muchos casos egoísta. Esto se ve especialmente reflejado en la sociedad, y no diré de hoy en día, por que es algo que nos ha acompañado desde siempre (no hay más que echar la vista atrás y prestar un poco de atención a las clases de historia). Y es cierto también que puede parecer que en este mundo existen pocas personas honradas, dispuestas a luchar por un mundo mejor. Pero más cierto es todavía que tenemos tendencia a fijarnos más en el lado negativo de las cosas, o darle una vuelta de tuerca a todo lo que se cruza por nuestro camino. Me explico: una llave inglesa no se inventó para hacer daño y, sin embargo, podemos usarla como arma. ¿Por qué? Porque así funciona nuestra mente retorcida. Pero las buenas acciones existen y están presentes en nuestro día a día; simplemente, que suelen quedar eclipsadas por la maldad que acecha este mundo. Lo mismo ocurre con las personas: todos tenemos un lado bueno, y un lado malo, y en nuestras manos está el decidir qué parte queremos potenciar. Sí, la raza humana se está cargando este mundo pero, a la vez, es la raza humana la única con la suficiente inteligencia como para hallar una solución. ¿Lo conseguiremos algún día o, por el contrario, dejaremos que nuestro egoísmo termine de destrozar el planeta? El tiempo lo dirá.

Conclusión

Cuando me veas es una novela que enseña todos estos valores, envueltos y maquillados con una bonita historia de superación y evolución personal. Siempre me ha parecido fantástico lo mucho que puede contar Laura Gallego en pocas páginas (a la vista está lo que logró con novelas como Finis Mundi, Alas de fuego o incluso Fenris, el elfo). Y, sin duda alguna, con este nuevo libro lo ha vuelto a lograr. Y sí, no se trata de una novela tan corta como las mencionadas, pero en mi humilde opinión, son muchísimos los temas que abarca en sus 381 páginas plagadas de mensajes y metáforas. Una historia preciosa, cruda y sorprendente cuyo plan de marketing (a pesar de no ser desacertado) no deja ver lo que la novela esconde, quizás ese es su mayor encanto: no es una historia de fantasía (aunque sí tenga un elemento fantástico), sino una novela con unos valores infinitos que conmueve y engancha a partes iguales. Si aún no lo has leído, no lo pienses más: realmente merece la pena aprender todo lo que este libro tiene que enseñar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s